top of page
  • José Martí

“No has entés res”

El escudo del Levante representa unos principios y unos valores. García Vayá, pese a su estancia en el club desde la cantera, no se percató de nada. Y sigue sin entenderlo.


Pido disculpas de inicio. No era mi intención seguir hablando del traidor de Denia por mucho que los medios chotos nos lo metan con calzador, hasta en la sopa, con regodeo y afán de restregárnoslo a los “desagradecidos” levantinistas. Encima que el interesado nos desea lo mejor y nos “salvan” de un inexistente peligro de descenso administrativo gracias a la tremenda “gratificación” con que nos obsequian, encima va y nos quejamos ¡Qué nos hemos creído los granotas, obtusos que no comprendemos el favor que nos hacen!


Este es el relato que nos venden. Tendremos que seguir soportándolo con paciencia, durante varios días, hasta que desde Singapur les lancen otro hueso con el que entretenerse mediáticamente y se cansen de la novedad del García Vayá ese.


No queremos seguir contribuyendo a la polémica. Tampoco deseamos que se avive el fuego con bravuconadas en redes sociales. Pero la aparición de pancartas en puentes de la ciudad con mensajes como el de “Pepelu, no has estés res” me parece una genialidad que resume en una frase la esencia del Levante. No se trata de conseguir títulos, sino de honrar y ser fiel a un sentimiento, una historia y una tradición transmitida de padres a hijos.

No se trata de ser el más numeroso sino el más acogedor. No se trata de ser los mejores sino de contar con todos, como una gran familia donde procuramos no abandonar a ninguno de los nuestros. Nuestro escudo representa unos principios y unos valores.


Parece mentira que después de tantos años en la cantera este chico no haya captado lo que es el Levante. Ahora, después de armarla, trata de recoger carrete y pretenden vendernos que es solo una víctima, que se encuentra muy afectado por ser señalado como traidor. Igual ni siquiera era consciente del daño que causaba. Efectivamente, no ha entendido nada. En fin.


En ningún caso somos partidarios de la venta del club. A pesar de que haya agoreros que lo plantean como la única salida. Para salvar la situación los distintos candidatos postulantes deberían juntarse para hacer una propuesta fuerte.

Esta polémica se añade al caos organizado dentro de casa, con los movimientos societarios de cara al inmediato futuro y la incertidumbre económica y deportiva. En ningún caso somos partidarios de la venta del club al mejor postor. Bajo ningún concepto. A pesar de que haya agoreros que lo plantean como la única salida. No es cierto. Ya conocen la manida frase “quien pierde los orígenes pierde su identidad”, algo totalmente cierto. Como lo de “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, echa las tuyas a remojar”. Miren si no a los desquiciados vecinos que ya no saben qué más hacer para recuperar su club, entregado en su día por un plato de lentejas a un millonario asiático. Los mismos del “Benvingut Peter”.


No perderemos energías en adentrarnos en el detalle económico de las cuentas del Levante y en señalar a los culpables de la actual situación. No soy experto en números. En estas Vivencias Granotas hay sabios articulistas platónicos que lo han hecho con detalle. Pero es evidente la necesidad de inyectar capital en la sociedad y recortar gastos para salir a flote, aunque en ningún caso debe ser con la venta directa del club a manos ajenas. Bajo ningún concepto. Ni debería tampoco permitirse una venta bajo mano, a medio plazo, a prestamistas con beneficios arbitrarios. Para salvar la situación los distintos candidatos postulantes deberían juntarse para hacer una propuesta fuerte. Es posible. Solo hace falta buena intención. O no.

Comments


bottom of page