top of page
  • José Martí

El traidor no puede volver

No puede regresar al Levante UD quien tanto desprecio y daño hizo con su marcha, dejándonos en la estacada en los malos momentos, pese a prometernos amor eterno -lágrimas incluidas- el día anterior.

Parece que no nos entendió cuando se fue. El unánime “no vuelvas nunca más, traidor” significaba exactamente eso. Ahora resulta que existe el run-run de que quiere volver en el mercado de invierno porque en Villarreal, tal y como presagiamos, le dan poco juego. Inspirado por la vuelta sevillista de Ramos se cree que, igual que se fue de un día para otro, puede volver como si nada. Besarse el escudo como el día antes de irse, cuando prometió que se quedaría para regresar a Primera, y ser aclamado por la afición. Pero lucir de nuevo ese escudo sería escupirlo, una indignidad para el club y la afición, un insulto intolerable para todos aquellos que nos sentimos ultrajados y maltratados en su momento.


Jose Luis: te sigues sacando el abono, dejándote ver de vez en cuando por el palco y diciendo que eres granota de corazón para mantener la puerta abierta. Somos gente educada que no te decimos nada cuando nos cruzamos. Eres libre de acudir donde quieras. Pero te conocemos. Todo es postureo, impostor. No nos vuelves a engañar. El Levante no es un cleenex al que regresar para jubilarte. No te queremos ni regalado. No eres de los nuestros. No nos vuelvas a usar para hacer menos dolorosa tu retirada ahora que te asomas al balcón de los 40. Ya hemos tenido experiencias recientes.


Todos sabemos que este tipo deshonesto es incapaz de mantener su palabra. Roma no paga traidores. Se marchó para seguir en Primera, cobrar más, conquistar nuevos retos, jugar en Europa… pues adelante, puede quedarse allí. O recalar en el Parla, el Fuenlabrada para rememorar sus inicios, o -ya puestos- irse a la mi… li, que por algo se autodenominaba comandante cuando resulta ser soldado raso. Solo queremos que nos deje en paz.

Todos sabemos que este tipo deshonesto es incapaz de mantener su palabra. Roma no paga traidores. Solo se mueve por su propio interés. No es de los nuestros.

La afición granota no padece amnesia. Freud dijo que la única manera de olvidar es recordar, pero en realidad “lo que es demasiado doloroso recordar, preferimos olvidarlo sin más”. Estamos hartos del pasado, de la mochila del ayer con personajes ratunos como Remeseiro, Pepelu o el postulante. Incluso algunos aficionados, avergonzados de llevar su nombre en la camiseta, rascaron la L de su espalda para pasar a animar a “Mora es”, Wesley AJ.


Los granotas supimos pasar página y ahora hay quien quiere reabrir viejas heridas. No lo soportaríamos. “Hasta los tontos tenemos tope”, como canta C. Tangana con el gran Kiko Veneno.


El iluminado que se le haya pasado por la cabeza su regreso no se entera de nada. Aquí tenemos unos principios, orgullo y nuestro corazoncito. Preferimos quedarnos en Segunda que subir con él. Así de claro. Este tipo no es Iborra, ni Latorre, Juanfran o Ballesteros. Es un ingrato renegado que solo pretende volver aquí porque allí fracasa.


Dirá que viene a ayudar al ascenso como si su aportación fuera fundamental, le necesitáramos o nos hiciera un favor. A nivel social provocaría rechazo, a nivel deportivo desequilibraría el vestuario y su aportación sería escasa en Segunda (su estilo de juego necesita espacios de los que se carecen en esta categoría).


La vuelta de Morales no es una opción. NO. NO.

bottom of page