top of page
  • José Martí

Delantero referente

El buen rendimiento de Mohamed Bouldini es la clave para lograr el objetivo del ascenso.


Algunos no acaban de ver la importancia de Bouldini en este Levante y dudan de su calidad y prestaciones. Su influencia en los resultados es radical. Un goleador que marca las diferencias en la categoría. A poco que se entone debería coger el testigo de los grandes delanteros explosivos que tantas glorias nos proporcionaron en la anterior década como Caicedo, Koné o Martins. ¡Nos recuerda tanto a ellos! Grandes goleadores, potentes y explosivos, que reportaron unos resultados extraordinarios, tanto a nivel deportivo como económico.


El equipo funcionó al comienzo de temporada gracias al acierto del marroquí que marcó en las cuatro primeras jornadas. Luego vinieron errores puntuales por querer adornarse en el césped que le abocaron a una frustrante sequía personal y, poco a poco, en paralelo, a la caída paulatina de un conjunto que tiene en el marroquí su principal argumento ofensivo.


No lo ha tenido fácil. Le costó aclimatarse. La barrera idiomática le impidió entenderse con sus compañeros al llegar. Tuvo problemas para comprender lo que el míster le pedía. Tampoco lo facilitó su carácter individualista y su tendencia a caer en el desánimo y la desmotivación. Es débil de carácter. Se desconecta con facilidad. Se tiene que saber importante para crecer y agigantarse en el campo.   

Calleja trata de mimarlo y se desespera para que juegue fácil.

 

Javier Calleja, consciente del diamante en bruto que tiene en su plantilla pese a sus 28 años, trata de mimarlo y se desespera para que juegue fácil. Sabe que de su rendimiento depende gran parte del éxito y lo intenta todo para aprovecharlo. Incluso le ha provocado con la suplencia como acicate para incentivarlo y sacarlo de la indolencia.


Con el nuevo año y el inicio de la segunda vuelta, tras un trimestre sin marcar, logró dos tantos contra el Albacete que le colocan con siete goles. Participa en uno de cada cuatro goles del equipo.


Truman Capote escribió que “el fracaso es el condimento que le da sabor al éxito”. Ese periodo de tiempo que abarca desde el 23 de septiembre, en que marcó frente al Eldense, hasta el 13 de enero en que volvió a ver puerta contra los manchegos, es una época pasada en la que ha crecido y madurado como futbolista. Ahora está listo, física y mentalmente, para dar ese paso adelante que todos anhelamos y convertirse en el máximo goleador y uno de los héroes del ascenso.   


Granotas: Bouldini ha vuelto... O no.  

Comments


bottom of page