top of page
  • José Martí

Lo de Campaña

El Levante pretende incorporar al jugador sevillano en el mercado de invierno hasta final de temporada. Su posible fichaje levanta controversias entre la afición granota.


No es lo mismo la previsible vuelta invernal de Campaña que la del tipejo aquél que se fue al Villarreal y que, como no podía ser de otra manera, está contribuyendo a pudrir el vestuario groguet desde dentro. Ni punto de comparación entre uno y otro. Un respeto.

Es cierto que Campaña siempre ha sido objeto de debate de la grada, con sus defensores acérrimos y sus detractores; con su calidad o su magia para crear jugadas inverosímiles; sí, pero con sus lesiones, su carácter abúlico, desplantes, falta de ritmo o exceso de preciosismo. El “controvertido” tema Campaña ha centrado cualquier conversación granota que se precie de los últimos años. Y ahora, incluso habiéndose desvinculado del club, vuelve a primera línea de discusión.


Mal que les pese a algunos, el papel que ha representado el jugador sevillano en el levantinismo en los últimos años ha sido muy relevante, más allá de las polémicas, con siete temporadas en el club. Alcanzó la selección con la camiseta granota, hito histórico, y partir de ahí comenzó su declive deportivo propiciado por continuas lesiones que le han impedido alcanzar su mejor nivel. Renovó contrato contra su voluntad, para dar el salto a otro equipo, pero llegó la pandemia, todo se fue al traste y aquí ha sido -de largo- el mejor pagado de la plantilla. Esa mala suerte culminó con la rotura del cruzado en abril. Hay quien dice que si no se hubiera lesionado en el tramo final del campeonato, el Levante hubiera subido. Vaya usted a saber. Tampoco su irregular temporada fue para lanzar cohetes.

El papel que ha representado el sevillano en el levantinismo en los últimos años ha sido muy relevante más allá de las polémicas. No obstante es el segundo jugador en la historia del Levante UD en ser llamado por la selección absoluta vistiendo nuestros colores.

Ahora el club no oculta su intención de “ficharlo” en el mercado de invierno hasta final de temporada ocupando una de las fichas libres, una vez recuperado y con la rodilla fortalecida. A sus 30 años, Campaña es consciente que debe rebajar mucho sus pretensiones económicas porque su rendimiento es una incógnita y resulta difícil que este invierno le lleguen ofertas, aunque ahora mismo es agente libre y cualquier equipo podría firmarlo ya si quisiera.


Aún así, no sabemos si la apuesta deportiva por el sevillano es lo más conveniente en estos momentos para el Levante. Su calidad es innegable, aunque su estado físico es un enigma, su posición en el campo está cubierta, no cumple el perfil de “hambre y frescura” que quiere Miñambres en el vestuario, y en las últimas temporadas ha restado más que ha sumado por su carácter y personalidad. Dicho lo cual, su incorporación también puede aportar un plus de experiencia y veteranía necesaria en algunos momentos de la competición.


Sea como fuere el resultado final, José Campaña, vuelva o no a lucir el escudo granota, merece nuestro respeto y consideración. No obstante, es el segundo jugador en la historia del Levante UD en ser llamado por la selección absoluta vistiendo nuestros colores. Palabras mayores. O no.


Kommentarer


bottom of page