top of page
  • Alejandro M.V

El Levante UD y sus leyendas

¿Qué pasa con los iconos en el Levante UD? Las personas más queridas por la afición no suelen tener un final feliz en el Ciutat de Valencia


La llegada de Paco López al Granada remueve los sentimientos granotas. La mayoría de Orriols quiere que le vaya bien a un entrenador que generó una ilusión entre el levantinismo como pocos antes lo habían hecho: segunda máxima puntuación en Liga, semifinales coperas y, sobre todo, un juego alegre y desordenado por bandera. Sin embargo, su éxito puede acabar siendo incompatible con el de un Levante que se jugará el ascenso contra Luis García Plaza y Paco López. Quién lo diría.


Por la puerta de atrás

Grandes entrenadores, malas despedidas. Paco López se suma a la larga lista de exitosos técnicos granotas con un final precipitado o enmarronado: Manolo Preciado, Mané, JIM o el propio Luis García Plaza pueden dar cuenta de ello. Historias que parecían escritas para tener un final feliz, pero que por decisiones de la directiva, problemas internos o cambios de rumbo deportivo hubo que poner fin.

¿Qué pasa con los iconos en el Levante UD?

Por a o por b, las personas más queridas por la afición no suelen tener un final feliz en el Ciutat de Valencia. En el último año, Morales, Roger o Paco sirven como ejemplo. Pero echando la vista atrás existen multitud de ejemplos: Ballesteros tuvo un final convulso, Juanfran cerró su etapa como futbolista con un descenso y Vicente Latorre es un desconocido para el aficionado medio. Una lista a la que se podrían sumar jugadores canteranos, llamados ser importantes en el futuro del club, que se marcharon de malas maneras por la puerta de atrás, como Camarasa o Jason.


El corazón granota se ha llevado muchos reveses en los últimos años. Se ha encariñado demasiadas veces con un jugador/entrenador que al poco tiempo ha terminado siendo su rival. Quizás es que, como dice Pau Ballester, el fútbol ha cambiado. O quizás es un problema interno, de no saber cuidar y valorar lo nuestro.

Tal vez es ese vaivén continuo de profesionales lo que ha ayudado a fortalecer ese sentiment granota en el aficionado

La vuelta de Iborra y la renovación de Pepelu son un soplo de esperanza en un equipo necesitado históricamente de sentiment granota, que, pese a todo, sigue más vivo que nunca, 113 años después, con cientos de desplazados cada fin de semana y con un Ciutat repleto de niños y familias.


Tal vez es ese vaivén continuo de profesionales lo que ha ayudado a fortalecer ese sentiment granota en el aficionado. Ese arraigo al escudo y la camiseta, independientemente de quién lo defienda o la vista. Para encontrar las figuras representativas de nuestro club posiblemente no haya que mirar al césped, sino a un palco con levantinistas como Paquito Fenollosa, a una tribuna con hombres del carácter granota de Pepe Besalduch o un estadio con voces que irradian amor por el Levante UD como la de Pau Ballester. Ellos son las verdaderas leyendas del Levante UD.

Comments


bottom of page