top of page
  • Alejandro M.V

Tres puntos para tomar carrerilla

El banquillo cambia la cara de un Levante UD roto en la segunda parte que enlaza dos victorias consecutivas en casa


Si algo tiene el Levante esta temporada es calidad y pegada. Y no jugar conforme a ello sería un error. Nafti ha pasado de la defensa de 5 de la primera jornada a un 4-4-2 hiper ofensivo con Iborra y Montiel en la batuta. Y aunque el equipo no termina de carburar en cuanto al juego, sí que lo hace en efectividad. 6 tiros a puerta y 4 goles.


El tunecino planteó un equipo vertical y atrevido con Rober Ibáñez y Soldado como principales protagonistas (con el permiso del árbitro). Buscando el balón largo constante y la calidad de los extremos granotas, el Levante debió haber cerrado el partido en la primera mitad. El resultado es totalmente engañoso para el aficionado neutral y vale la pena tomar nota de ello.


El equipo se hundió en la segunda parte en la que se vio superado física y tácticamente por el filial amarillo. Tiene pinta de que el centro del campo va a ser un dolor de muelas constante a lo largo de la temporada. Montiel como mediocentro no puede ser más que un parche. Iborra se vio solo en muchos momentos del partido y la afición reza por la salud de Pepelu y Campaña.

El partido lo ganó Miñambres con los fichajes. Y Nafti sacándolos, aunque un poco tarde. Brugué y Bouldini le ponen un punto de energía más al equipo, que acaba goleando en un encuentro que pudo llegar a perder.


El Levante UD empieza a coger carrerilla y escalar posiciones en la tabla. La calidad de este equipo empuja a ello. Y más si se enganchan jugadores como Soldado, Bouldini, Brugué o Saracchi llamados a ser importantes a lo largo de la temporada. Variantes le sobran a un equipo que se enfrenta a un septiembre y octubre diseñados para colocarse en primera línea de parrilla: Cartagena, Burgos, Andorra, Racing, Mirandés, Leganés e Ibiza deberían de marcar el camino al alza de este Levante UD.


Comments


bottom of page