top of page
  • Aristotelicando

O no saben lo que dicen, o no dicen lo que saben

Aristotelicando analiza la crítica situación institucional en la que se encuentra el Levante.



Si Escalante aún viviera sería seguro del Levante UD, y no solo por ser del Cabañal, sino porque para sus sainetes actualmente no puede haber mayor inspiración que el club granota.

 

El problema es que por mucho que te guste esa pieza dramática jocosa que en Valencia vivió sus mejores días en el siglo XIX, a nadie le gusta ser protagonista de la misma. Menos cuando se está jugando con el futuro de uno de los grandes amores de cada granota, cuando está en juego la identidad de muchos, cuando lo que está encima de la mesa es la pasión que tienen decenas de miles de valencianos…

 

En el patronato de la Fundación se valoró el otro día la propuesta del sr. Danvila, puede que valorar sea un verbo demasiado generoso para una actuación tan dantesca como la que se vivió y tan cercana a lo que hubiera sido el mismo proceder que un grupo de focas, de focas de otra época si se me permite la matización. Y es que cuando uno escucha a los patronos solo puede llegar a una conclusión: o no saben lo que dicen, o no dicen lo que saben.

 

Que se tenga por positiva la valoración económica que hizo el sr. Danvila del club es, al menos, para sospechar de los intereses allí encontrados. Y es que nuestro querido Pepo nos intenta decir que el club actualmente vale 9.9 millones, al valorar la acción en 80 euros. Para que nos hagamos una idea, el Leganés el año pasado se valoró en 39 millones, el Zaragoza hace dos en 33,5 millones, el Oviedo en 54 millones, el Sporting de Gijón en 58 millones, el Valladolid en 71 millones, el Granada en 80… Pero… ¡qué grande es ser pequeño! (y que grande va a ser el pelotazo que va a pegar aquí uno que yo me sé).

 

¿Cuánto dinero ha puesto José Dánvila hasta ahora? En Octubre prestó 10 millones en un préstamo participativo al 7,5% y ahora prestará otros 13,1 millones, 6 millones con las mismas condiciones ya comentadas, y otros 7,1 que serán consecuencia de la subrogación de deuda que tiene el club con los chupasangre de Gedesco, que empezará a cobrar al Levante UD a partir de 2025 en la proporción que el club pueda pagarlo. Pero de esos 10 millones iniciales, 6 millones van a dejar de ser deuda para convertirse en acciones. De ahí la importancia de valorar la acción en una cifra tan ridícula, porque así maximiza la rentabilidad de su dinero al hacerse con el 37,5% de las acciones, que equivaldrían a 75.000 acciones. La Fundación pasará de poseer el 60% de las acciones a poseer la misma cantidad que Pepe Danvila. Y los accionistas minoritarios nos tendremos que conformar con un 25%. Aunque en este club el accionista minoritario cada vez pinta menos, puesto que hay que recordar que el Consejo de Administración actual tiene su mandato caducado. Realmente se les puede considerar usurpadores, porque nadie, absolutamente nadie, les ha votado, ya que tendrían que haber convocado Junta de Accionistas en diciembre… Y aún estamos esperando la convocatoria. La Fundación tampoco tiene ninguna intención de pedirla, y el FROG, que nació supuestamente para defender los derechos del pequeño accionista, nos lo encontramos en una posición de supporter del sr. Danvila.

 

Deo Gratias que en el principio de acuerdo al que se ha llegado entre el amigo de Quico y la Fundación está el punto -incorporado a instancias de la Delegación de Peñas- que los accionistas minoritarios podamos acudir a una ampliación de capital de otras 50.000 acciones, para poder mantener nuestro porcentaje de acciones y, además, ayudar a capitalizar el club. ¿Aparecerá Miguel Ángel Valiente por ahí? ¿Aquél que, como el consejero con Catalán, se erigía como salvador, pondrá ahora el dinero cuando tiene la oportunidad?

 

Durante estos meses hemos escuchado la cantinela de que el Levante UD tenía que ser de los levantinistas; que el sr. Dánvila no tenía ninguna intención de hacerse con el control del club; que si compraba las acciones a la Fundación era para aliviar sus problemas económicos y por ello la fundación tenía una opción de recompra.... Pues bien, en la oferta final no se compra las acciones a la fundación ¿Dónde están sus problemas financieros? ¿La Fundación tendrá derecho de tanteo sobre el paquete accionarial que va a adquirir el sr. Dánvila? ¿Sigue pensando el bueno de Pepo que el Levante UD tiene que estar en manos de los levantinistas? Son preguntas incómodas, que ningún periodista va a hacer, y que desgraciadamente todos conocemos las respuestas.

 

Al final, está todo el pescado vendido, dependemos ahora mismo de los designios de José Danvila porque así lo ha querido la Fundación al no buscar otra alternativa posible, que tiene todo atado y bien atado, y que pone a negociar en nombre de la Fundación, entre otros, a Jorge Lucas, actual secretario del Consejo y cuyo puesto depende de Danvila… Vamos, que el señor Danvila va a negociar consigo mismo, e impondrá lo que él crea mejor para sus intereses. El Levante UD hace mucho que dejó de importar. Esto es lo que hay.

bottom of page