top of page
  • Alejandro M.V

Hasta aquí hemos llegado, Mehdi

Incapaz de darle una personalidad propia al equipo, Nafti vuelve a dejarse tres puntos en casa y su cese debería ser cuestión de horas

9 de octubre. Día de la Comunitat Valenciana que debería ser el final del ciclo de Mehdi Nafti en el Levante Unión Deportiva. Apenas nueve jornadas han sido suficientes para mostrar la falta de rumbo del tunecino en el banquillo del Ciutat. Dos victorias y un parcial de un punto de los últimos doce deberían sentenciar a un técnico incapaz de darle una personalidad propia a un equipo de ensueño para la categoría.


El Levante de Nafti no ha sido capaz de dominar en casa ni a un recién ascendido, situado en puestos de descenso y con una falta de acierto clamorosa. El Racing de Santander es un equipo aguerrido y con jugadores talentosos, pero sin un nueve puro y con falta de experiencia está llamado a pelear en la zona baja de la tabla a lo largo de la temporada.

Ahora las miradas apuntan a Miñambres. Capaz de formar un equipazo, debe acertar en la elección del nuevo entrenador.

Pese a ello, el Levante se volvió a mostrar inseguro, plano y nervioso. Sin un plan claro de partido, Nafti volvió a dar tumbos a lo largo del encuentro: Soldado titular, Iborra jugando de mediapunta, de pivote, de central, de delantero… Defensa de 4, luego de 5 y luego de 3. Pepelu desnortado, Montiel hiperactivo y De Frutos y Brugué precipitados. La calidad individual no ha vuelto a ser suficiente para sumar de 3 y este cuento ha llegado a su fin.


Quizás Nafti es un buen entrenador para salvar a un equipo humilde o enderezar una buena plantilla a mitad de temporada. Pero no para capitanear un barco en rumbo al ascenso directo. El Ciutat lo ha dejado claro: “Nafti, vete ya” y su destitución debería ser cuestión de horas.


Ahora las miradas apuntan a Miñambres. Capaz de formar un equipazo, debe acertar en la elección del nuevo entrenador. La primera bala, arriesgada, ha sido fallida. Y puede que no haya tercera. El ascenso del Levante pasa por la elección del segundo míster de la temporada. Miñambres y Quico lo saben. Es el momento de dejarse de experimentos y apostar por la seguridad. Una parte de la afición ha pedido la vuelta de Alessio, se ha visto por las inmediaciones del Ciutat a Álvaro Cervera y suenan con fuerza otros nombres como Calleja, Vicente Moreno o David Gallego. Urge acertar con la decisión más importante de la temporada si no queremos celebrar el próximo 9 de octubre en Segunda División.


bottom of page