top of page
  • J.M.Vázquez

Deja Vu del ascenso, pero sin ascenso

Tras 41 jornadas de infausto sufrimiento, la temporada regular llega a su fin. El sábado a las 11 de la noche la guerra habrá terminado, y los nuestros se prepararán para acometer el playoff. Hasta entonces, mientras recordamos a Franquesa y Miramón y nos volvemos amantes de los pepinos, seguimos pensando que el milagro es imposible, mientras resuena en nosotros una frase: ¿Pero, y si sí? Pues para que pueda producirse habrá que ganar primero a uno de los mejores equipos de la categoría, el Oviedo.

 

Postigol 2.0

 

El destino nos tenía preparado el desenlace mas bonito: Tras ser informados del gol de Miramón que adelanta al Leganés, Postigo remata con el corazón para dar la victoria y el ascenso al Levante. “Postigol 2.0”, ya en cines. A lo mejor se da así, o quizá él anote el sexto gol, que también nos daría el ascenso si hay empate en Las Palmas. Porque no solo hay que ganar, sino que hay que ganar de cinco, como contra el Ibiza. Salvando las distancias, el precioso recuerdo del último partido en el Ciutat contra el Oviedo nos eriza a todos la piel, aunque en esa ocasión el ascenso estuviese ya decantado, con seis jornadas aún por delante y un Levante que se había mostrado implacable durante toda la temporada. Igualito que este año.

 

Sprint final

 

El Oviedo no pierde desde marzo y, desde entonces, han escalado desde la 16ª hasta la séptima posición. En los dos últimos meses han sido el mejor equipo de la categoría, sumando 20 puntos en los últimos ocho partidos, diez mas que el Levante. Viendo su final de temporada, da la sensación de que les han faltado apenas tres jornadas para acabar colándose en los puestos de Playoff. Todo bajo la dirección de Álvaro Cervera, que llegó en octubre pero no consiguió activar al equipo hasta meses más tarde. Ahora, el final de la temporada hace prever la continuidad de un proyecto que buscará seguir mejorando sus registros para lograr el ascenso el próximo curso.

 

Sin goles en Oviedo

 

El déficit del Oviedo durante toda la temporada ha estado en el gol, ya que han encajado tan pocos goles como los que han anotado: 33. Sus aficionados, por lo tanto, han sido los que menos tantos han visto de toda la competición. A nivel ofensivo, las principales bazas son Borja Bastón y Sergi Enrich, que entre los dos se han repartido casi la mitad de los goles carballones, aunque no han sido suficientes para dejar de ser el tercer equipo menos goleador de la categoría. En el centro del campo Camarasa se ha convertido en pilar, por lo que la afición podrá dar cariño al excanterano. Pero la carencia de gol ha sido suplida con la corrección defensiva, que les ha valido para ser la cuarta mejor defensa de Segunda y para dejar la portería a cero hasta en 16 ocasiones a lo largo del curso. Está la cosa como para meterles cinco.


 

Antaño

 

Oviedo y Levante se han cruzado poco a lo largo de la historia, al haber vivido sus mejores años en tiempos dispares. En la estancia mas larga del Oviedo en Primera, durante los años noventa, el Levante apenas asomó la cabeza en Segunda. Después, los años dorados granotas fueron de la mano del infierno de Tercera carballón. Pero la primera vez que ambos equipos se encontraron fue en la élite, en 1963, en el campo de Vallejo. Aquel partido acabó con doblete de Wanderley y victoria granota por 3-0. Además, en todos los enfrentamientos en el feudo granota los carballones solo han ganado una vez, y fue hace más de cuarenta años. Digo, para venirnos un poco arriba.

bottom of page