top of page
  • Alejandro M.V

Regalos de ascenso en Eibar

El Levante desperdicia la oportunidad de ganar en Ipurúa en un partido en el que los dos equipos dieron por bueno el punto


Domingo de Resurrección y de regalos en Eibar. Tras solo una victoria en los últimos cinco encuentros, Calleja revolucionó el once inicial con Iborra como principal referencia ofensiva como delantero centro, escoltado en banda por Cantero y De Frutos y, como interiores, por Montiel y Campaña. Un esquema atrevido que no salió mal en los primeros compases del partido pero que, una vez ajustado por el Eibar, ahogó al Levante en su propio campo: ni Iborra puede ejercer como delantero “tanque”, ni la dupla Campaña-Montiel consiguen darle la suficiente fluidez al juego como para agrupar a tantos mediocampistas.


De hecho, Calleja lo reajustó a la media hora de partido, tal y como explicó en rueda de prensa: “Pretendía hacer un rombo en el medio con Iborra en el pico y buscando más control con Campaña, Pepelu y Montiel y, aunque hemos empezado bien, luego hemos cambiado el sistema porque nos estaba costando más”.


Lo que de nuevo volvió a costarle un mundo a los granotas fue generar peligro en el área rival: cuatro tiros totales y cero a puerta. De hecho, el gol tuvo que llegar por medio de un error de Arbilla que, tres minutos después, superó Rober Pier con un clamoroso despiste fruto de un exceso de confianza. Es cierto que, tanto antes como después de la acción en cuestión, el gallego estaba firmando un partidazo, siendo el jugador más decisivo del Levante y frenando por completo a Bautista y Stoichkov. Sin embargo, llueve sobre mojado y es un nuevo error infantil que cuesta dos puntos y quién sabe si un ascenso.

El Levante se estaba llevando una victoria en Eibar sin ni siquiera tirar a puerta y simplemente realizando un partido firme en tareas defensivas. Al equipo le cuesta horrores marcar goles y no está como para regalarlos.


Pese a todo, un Eibar enrachado también pareció querer firmar el empate desde el principio. El Levante sigue a tiro del ascenso directo, con muchos enfrentamientos entre rivales todavía por producirse y, de momento, con todos los golaverage a su favor (el Eibar tiene menor diferencia de goles). Toca ganar sí o sí al Mirandés.

bottom of page