top of page
  • J.M.Vázquez

Quién te ha visto y quién te ve

Ruben Albés, tras crear polémica antes del partido de ida, llega a la vuelta del playoff con la moral bajo mínimos tras recibir una cura de humildad en su propio estadio.

El discurso del técnico del conjunto albaceteño, Rubén Albés, ha cambiado de la noche a la mañana. De verse ganador y menospreciar al rival calificándolo como el más asequible en las eliminatorias, a recibir un duro correctivo, una bofetada de realidad que le pone los pies en el suelo. Al Levante ni siquiera le hizo falta desplegar un gran juego para superar a un Albacete bisoño, que se presenta en el Ciutat con las orejas gachas y sin saber si lanzarse a tumba abierta desde el primer minuto o dejar que pasen los minutos para evitar encajar y marcar en cualquier momento un primer gol que le dé esperanzas de forzar la prórroga.


El “humilde” Albés ahora señala que “es muy complicado pero no imposible” o “a convicción e ilusión es difícil que alguien nos gane”. Desde Albacete tratan de ser optimistas para no tirar la toalla y hacer creer en la remontada: “el Alba se ha convertido en un equipo abonado a la épica. La historia reciente del conjunto manchego demuestra que nunca hay que darle por muerto”, etc… Se llenan la boca intentando insuflar ánimos, pero los hechos lo desmienten: el propio club ha desmontado el videomarcador alquilado ubicado en una esquina del Carlos Belmonte. Desde tierras manchegas ya ni siquiera critican la iniciativa de dos entradas por abonado para acotar la oferta a los visitantes.


El Ciutat de València registrará este miércoles una de las mejores entradas de la temporada y el Levante ha preparado distintos actos, en la línea habitual, para tratar de generar un gran ambiente. La final de los playoffs está a un paso. Para tratar de evitarlo, Albés hará cambios en el equipo. El primero el del portero Bernabé, en detrimento de Altube, señalado por la afición por su floja actuación en el partido de ida.

Comments


bottom of page