top of page
  • J.M.Vázquez

Mala hierba nunca muere

El Levante apeló a la épica para firmar una remontada imposible en el Ciutat. Estas son las claves de la victoria granota 


 

Desorganización

 

La remontada no puede nublar la superioridad del Elche. En el plano defensivo el equipo es una incógnita. Algunos saltaron a presionar pero otros guardaron su posición, dejando agujeros en medio que aprovecharon los ilicitanos. Además, se volvió a notar el bajón de Oriol Rey, que, solo acompañado por Pablo en medio, hizo aguas por todos lados. A esto hay que sumarle la debilidad del Levante en los balones divididos y las carencias de Brugué y Xavi Grande para sostener las ofensivas visitantes. Al final, los ilicitanos llegaron con peligro, anotaron dos veces y perdonaron otras varias para aumentar más la diferencia. 

 

Soluciones en ataque

 

El Levante deambuló por el campo sin ideas para atacar. La salida de balón fue un completo drama, con el equipo anulado. Con todos bien abiertos y sin físico en el centro del campo, las soluciones en ataque eran sencillas: pase hacia atrás o pelotazo arriba. Los saques de banda son el síntoma de lo poco trabajado que está este equipo, con los jugadores que no sabían si ir o venir. Además, todos los hombres de arriba juegan para sí, bajan la cabeza y echan a correr. A algunos les sale mejor, como a Fabricio, y a otros peor, como a Romero, pero es insuficiente. El final del partido demostró que tenemos jugadores para intentar combinar y jugar bien a fútbol, ahora solo falta que lo intentemos. 

 

Lógica pura

 

La entrada de Lozano supuso un cambio sustancial, principalmente por el movimiento a un 4-2-3-1. Dos tipos arriba no aportan nada, sobre todo si no les llegan balones, pero con algo de fortuna, ilusión y dos pases clave de Pablo Martínez se pudo desenroscar a la defensa del Elche cuando peor marchaba el partido. En última instancia, nuestro delantero "estrella", Dani Gómez, anotó en el 94’, aprovechando la pájara final ilicitana, para desatar la locura en el Ciutat.  

 

Directiva diversión

 

En la primera parte, el Levante desactivó los megáfonos de Levante Fans como respuesta a las protestas contra la directiva, a lo que la grada juvenil reaccionó con su abandono en la segunda mitad. En general, todo el Ciutat se mostró crítico con la dirección de Danvila. Pero pese a todo, Miñambres se puede apuntar el tanto de sumar una nueva victoria al mando de la nave granota. Lo que parecía una tarde de infierno se ha convertido en gloria para la parroquia granota. Aun así, seguimos sin ganar dos partidos seguidos desde octubre, veremos qué tal en el José Zorrilla.

 


M.V.P: DELA

COME BACK: LEVANTE

VAYA DÍA: ORIOL

Partido titánico, redondeado por el gol.

 Increíble. A dos puntos del playoff.  

Le costó mantener el ritmo.









Opmerkingen


bottom of page