top of page
  • J.M.Vázquez

Hasta el final

El golazo de Dela volvió a levantar la ilusión por el ascenso. El Levante ganó en casa al Zaragoza en la trigesimocuarta jornada de Liga. Estas son las claves de la trabajada victoria.


 

Llave maestra

 

Miñambres copió el once que empató la semana pasada en Valladolid. Al inicio el equipo volvió a demostrar que con el nuevo míster las jugadas ensayadas se han convertido una fuente de peligro: en el minuto tres Brugué puso al Levante por delante. El Zaragoza, tras encontrare con el empate, cedió la posesión y se replegó en campo propio. Algobia y Pablo, con Lozano por delante, controlaron el partido, aunque este último volvió a pecar de precipitación a la hora de dar el último pase. Fabrício, solo en punta y sin campo para correr, se encontró encerrado. Recibió siempre con poco espacio, forzado a tener que tomar decisiones en últimos metros, su talón de Aquiles. Pese al buen planteamiento de Miñambres, el Levante no encontró demasiado peligro en la primera mitad. 

 

Racanería maña

 

El Zaragoza también jugó su partido. Desde el principio se vio una tendencia clara a buscar el contacto, sin que el árbitro les frenase con cartulinas. Mención especial merece Mourinho, leñero de época. Los maños hicieron su trabajo a la perfección; concedieron la pelota al Levante, pero juntaron bien sus filas y pararon el partido cada poco, especialmente en el segundo tiempo. Sin embargo, ya en el último tramo, pecaron de exceso de racanería y permitieron a los de Orriols encimarse más, hasta que llegó el gol.  

 

 

Cap, cor y Ciutat

 

Tras el errático partido de Fabrício, Miñambres apostó por la entrada de Dani Gómez, que se vio más suelto. Andrés García aprovechó que el Zaragoza estaba más hundido para desentenderse de sus funciones defensivas y volcarse más en ataque, y Algobia sostuvo la primera línea de posesión. Muy positiva la recuperación de Carlos, que tras su entrada agitó el ataque. Aun así, pese al buen partido de los granotas, parecía que la cosa iba a quedar en tablas hasta que apareció Dela. En el 87’ Adrián De la Fuente regaló al levantinismo el mejor gol de la temporada para desatar la locura.    

 

De la Fuente de las cuatro estaciones

 

Con este gol, Dela se ha consumado como la mayor revelación del Levante este curso. El central flojo y fallón del principio de liga se ha convertido en un hombre inteligente, rápido al corte, serio, hábil con el balón y espectacular en ataque, tanto en creación como en jugadas ensayadas y golpeos. Dela es, a todas luces, el central perfecto para Segunda. Gracias a su gol el Levante vuelve a reengancharse al playoff: con este resultado dormimos a dos puntos del sexto. Zaragoza y Amorebieta eran las dos citas clave para seguir en la lucha. La primera ya está, ahora vamos a por la siguiente. Todos juntos, Ciutat y plantilla, a por el ascenso.   

 

 


M.V.P: DELA

GALONES: BRUGUÉ

VAYA DÍA: FABRÍCIO

Es buenísimo.

Se ha ganado el puesto.

Su peor partido como granota.  









Comments


bottom of page