top of page
  • Alejandro M.V

Golpe sobre la mesa de un nuevo Levante UD

El equipo granota realiza una segunda parte sobresaliente para reponerse del error de Pablo Martínez y llevarse los tres puntos de Ibiza


Partidazo mayúsculo del Levante UD tras quedarse con 10 jugadores en la primera mitad. El equipo mostró el carácter de este club y Calleja supo encajar las piezas para dominar a un Ibiza nervioso y precipitado, al que el gol al filo del descanso le generó una enorme inseguridad.


Calleja dio continuidad en el esquema inicial a los planteamientos de Miñambres: 4-2-3-1 con Joni por detrás de un punta de referencia y dos extremos puros como De Frutos y Brugué. Con 11 jugadores en el campo el equipo no arrancó del todo mal, sin embargo, varios errores en salida de balón, sobre todo de un Martínez especialmente impreciso, y algunas acciones a destiempo, cargaron al equipo de tarjetas y le pusieron por detrás en el marcador.

El gol y la expulsión cambian la actitud

Tras el gol, para sorpresa de la afición por la banda de Son, y la expulsión de Martínez, se dio ese Levante que queremos ver: dominante, fuerte en ambas áreas y marcando los tiempos del partido.


Es cierto que el empate llegó tras una jugada individual de Montiel y De Frutos. Pero tras el descanso, fue el colectivo el que dio el golpe sobre la mesa en Ibiza. Pepelu e Iborra se impusieron en el medio, Bouldini fue un azote constante, el equipo creció en campo contrario y Vezo-Muñoz dieron una seguridad que Orriols lleva años anhelando. Y, aunque todavía es pronto y el encuentro no siguió un guion normal como para tomarlo de referencia, este nuevo Levante empieza a entusiasmar.


Tras la marcha de Nafti, el Levante parece otro equipo: con planteamientos de partido lógicos, asentados sobre un orden y con capacidad de cambio durante su transcurso, el Levante lleva 9 de 9 y los jugadores van recuperando una confianza que la afición empieza a depositar sobre este bloque. Próximas paradas: Sporting, Granada, Albacete y Las Palmas.

bottom of page