top of page
  • Redacción

El mejor 11 histórico del Levante para... Granotil


Portería

Keylor Navas. El mejor portero que he visto y veré defender los tres palos de Orriols. Tenían que tirarle 20 veces para marcar gol. La cabeza de Caparrós la salvó él solo.


Defensa

Central: Sergio Ballesteros. Líder. Su sola presencia en el once infundía miedo al rival. El concepto de jerarquía elevado a la enésima potencia.


Central: Nano. Ejemplo de bueno, bonito y barato. Imperial el tiempo que estuvo aquí. El actor secundario ideal para la rocosa defensa que todos disfrutamos esos maravillosos años.


Lateral izquierdo: Juanfran García. En cuanto a lo deportivo, claro exponente del Levante odioso y marronero que tanto amamos. Mala sombra, entrega y garra a partes iguales. Imprescindible.


Lateral Derecho: Iñaki Descarga. Intensidad y galones. No hubiese desentonado en absoluto años después en aquel Eurolevante.


Mediocampo

Mediocentro: Vicente Iborra. Leyenda viva del levantinismo. En las buenas, en las malas y en las peores siempre ha estado en nuestras filas. Ídolo absoluto de grandes y pequeños. Rechacen imitaciones.


Mediocentro: Tomassi. Clase, elegancia y valores. No cayó en el mejor Levante posible pero se hizo un hueco en el corazón de muchos.


Extremo izquierdo: Barkero. La indiscutible piedra angular del mejor Levante de la historia. Se le caía la calidad de los bolsillos. Mediapunta fino y resolutivo. Varios de sus últimos pases a Koné están colgados en YouPorn.


Extremo derecho: Morales. El Messi de los pobres. Rompedor de records. Tremenda carrera en el club empañada por las formas en su salida. Desequilibrante y diferencial. Al césar lo que es del césar.


Delantera

Delantero centro: Arouna Koné. Una mala bestia. Potencia y finalización. Si no frena nos mete en Champions, en la Superliga y en Roland Garros. Agradecido, profesional y letal en sus actuaciones. Supercrack.


Delantero centro: Roger Martí. Gol. Por cifras, el mejor delantero de nuestra historia. Eficacia y buena colocación, con el hándicap (sí, hándicap), de ser de la casa con todo lo que ello supone.


Entrenador

Luis García Plaza. Cogió a cuatro chiquillos en Oliva y formó las bases del mejor Levante de la historia. Eternamente agradecido tanto a él como a Juan Ignacio por capitanear nuestros proyectos más exitosos.

Commenti


bottom of page