top of page
  • J.M.Vázquez

El difunto Levante vuelve a perder

La nueva derrota aleja a los de Calleja del playoff, con un panorama que empeora cada semana. Estas son las claves de la deimoséptima cita de la temporada.


 

Apaga y vámonos

 

A nadie le ilusionaba especialmente la plantilla a principio de temporada, pero tampoco esperábamos ver a un equipo sin alma cada fin de semana. Todo marchó como estaba previsto en Eibar, con el Levante cayendo de manera patética una semana más. Primero fue culpa de las lesiones y después del arbitraje, pero ya no vale ninguna excusa más. Esta vez no hubo emojis en el perfil de Twitter del Levante, ni indignación de Calleja en la rueda de prensa posterior. Solamente un rival que, con su fútbol, destrozó a los granotas de principio a fin. Al menos siempre estamos a tiempo de despedir al entrenador. Ah, no. 

 


 

Equipo de errores

 

Cuando tu entrenador alinea a cuatro mediocentros defensivos esperas ver a un equipo limitado, pero intenso. Pues no. Pese a resistir a todas las ofensivas del Eibar con éxito durante el partido, tres errores de querubines condenaron a los granotas. El primero viene de un penalti absurdo de Álex Valle, que supone el tercer partido consecutivo encajando de pena máxima. El segundo llega por un control errático de Capa bien definido por los atacantes armeros. Pero el tercero es el más sintomático, al venir de un error de nuestro capitán, Postigo, que valió para sentenciar el partido. Quizá, pese al horrible encuentro, hubiera bastado con permanecer concentrados para sacar algo positivo de Eibar.

 

Limitados

 

En ataque, el equipo no demostró nada. Con una alineación planteada para resistir en campo propio y buscar sorprender al espacio, el drama a la hora de sacar la pelota jugada fue palpable desde el comienzo. Solo un error de Arbilla y una genialidad aislada de Dani Gómez dio algo de vida al Levante, al que le hubiera bastado con cerrar filas y permanecer intenso para luchar por el partido. Pero este equipo está lejos de ser el de Elche y Tenerife. Las fortalezas defensivas se han transformado en carencias.


 

Y ahora, ¿qué?

 

Tres derrotas consecutivas. Siete partidos sin ganar. Trece goles encajados en los últimos cinco partidos. El año pasado y tras pasar la crisis de Nafti, el equipo tenía ya 28 puntos a estas alturas, cuatro más que esta temporada. Las siguientes dos citas llegan contra dos de los clubes más en forma de Segunda, con un Levante desalmado. Si la continuidad de Calleja no peligra, al menos debería tomar las riendas del barco y plantear soluciones, aunque lo más dramático del asunto es la sensación de que este equipo no da para más. Mucho ánimo, granotas.


M.V.P: DANI GÓMEZ

VAYA DÍA: CALLEJA

CHAMPÁN: VALLE

Desde que recuperó la audición, Dani Gol está desatado.

El equipo se le ha descompuesto por completo.

Se ha aficionado a cometer penaltis absurdos.









Comments


bottom of page