top of page
  • Alejandro M.V

Dos partes, dos Levantes

El cambio de sistema y la entrada de los jugadores diferenciales cambia la cara de un equipo apático en la primera mitad.


Si algo ha evidenciado el inicio liguero es que esta temporada no va a ser como aquella de Muñiz. Queda un mundo por delante y, sobre todo, terminar de confeccionar una plantilla a medias. Sin embargo, cada día que pasa Miñambres tiene más complicado completar la necesaria remodelación del equipo.


El Levante UD hizo una primera parte en Zaragoza para olvidar y una segunda para entusiasmar. El cambio de sistema permitió a los granotas dominar un partido en el que hasta el descanso apenas se acercó a la portería rival. Y el 5-3-2 con 4 centrales y dos mediocentros defensivos no parece ser el mejor medio para ello.

Dos porterías a cero ante equipos de la zona noble son los mimbres sobre los que crecer

La entrada de Campaña, De Frutos y Montiel aportó algo de magia a un equipo plano y predecible. Si Nafti puede contar con todos los miembros de la plantilla, esa debería ser la línea a seguir. El club cuenta con jugadores diferenciales para la categoría y no aprovecharlos sería torpedear un camino que ya de por sí va a resultar muy complicado.


Y más si seguimos viendo la misma película que la temporada pasada. Rubén Vezo nunca deja de sorprender y Alejandro Cantero tiene la misma energía que ingenuidad.


Sin embargo, el Levante UD es muy superior a sus rivales y da la impresión de que poco a poco empieza a carburar. Dos porterías a cero, pese a la fragilidad defensiva, ante dos equipos de la zona noble son los mimbres sobre los que crecer. El equipo necesita soltarse y que jugadores clave cojan rodaje.


De momento, la dupla Iborra-Pepelu es muy fiable, aunque a veces puedan llegar a molestarse. ¿Iborra de central resolvería la inseguridad defensiva? O incluso Alex Muñoz, desplazado a una posición en la que cada balón que toca demuestra que no es su lugar natural.


A nivel ofensivo, Wesley es una referencia que ilusiona al aficionado, pero necesita de alguna mínima ocasión para demostrar que puede ser un goleador para ascender.

La dupla Iborra-Pepelu es muy fiable, aunque a veces puedan llegar a molestarse

Nafti tiene una semana para preparar el partido contra el Tenerife que debería ser el primer +3 del campeonato. Queda mucha temporada por delante, pero el equipo necesita ganar confianza con una victoria. Y para ello no queda otra que salir a ganar los partidos. La segunda parte de La Romareda es el camino a seguir.


Comments


bottom of page