top of page
  • Alejandro M.V

Dentro de lo malo, lo mejor

El Levante cumple de milagro con su parte de la ecuación, termina tercero en la tabla y con no perder en el playoff ascenderá a Primera División


Por la mínima y a base de empuje, el Levante saca adelante por segunda jornada consecutiva una victoria in extremis y cumple con su parte de la ecuación. No hubo milagro en Granada y los granotas tendrán que recorrer el camino largo para ascender a Primera División.


Salvo la tensión por el ascenso, la jornada 42 bien podría haber sido la 19, la 26 o la 34. El equipo sigue padeciendo los mismos males del resto de la temporada, que parecen acentuarse cada vez más: no hay ningún tipo de variante ofensiva más allá del centro lateral y del balón de espaldas a Bouldini y Wesley. La presencia permanente del intocable Iborra, la falta de chispa de De Frutos y el empeño de Bouldini de emular continuamente a Maradona, no parecen ayudar a agitar la actitud ofensiva de un equipo que desespera a la afición ante la falta de inspiración.

Sin embargo, dentro de lo malo, lo mejor. El equipo ha terminado tercero en la tabla y con no perder en el playoff ascenderá a Primera División. Y si algo ha demostrado en Villareal y ante el Oviedo es que tiene la actitud de sacar adelante uno de los playoffs más ajustados que se recuerdan: Levante, 72 puntos; Alavés, 71 puntos; Eibar, 71 puntos, y Albacete, 67 puntos.


¿Será capaz de sacarlo adelante Calleja? ¿Cual será el futuro del técnico en caso de ascenso? ¿Y el de tres cuartas de la plantilla? En caso contrario, ¿en qué situación económica se quedará el club tras la catástrofe? ¿Se marchará Quico?


Preguntas inevitables en estos momentos para el aficionado granota que cierra una temporada regular con muchos interrogantes (ay Tenerife e Ibiza, que hubiera pasado si...). Sin embargo, toca cambiar el chip, adquirir mentalidad de playoff y remar con el equipo como si club y afición estuvieran más unidos que nunca. El estado de forma de Wesley, el liderazgo de Pepelu y la incorporación de efectivos como Brugué y Vezo son motivos de esperanza para un Ciutat que, de milagro, será el testigo final del ascenso.

Comments


bottom of page