top of page
  • Alejandro M.V

Al ascenso directo se llega con autoridad

El Levante se ubica por primera vez en la temporada entre los dos primeros ante uno de los rivales más planos de la categoría


Por fin el Levante UD escala hasta los puestos de ascenso directo. Tras muchas jornadas en posiciones de playoff, la histórica racha de 17 encuentros sin perder no se ha visto recompensada hasta la jornada 26. Y lo ha hecho con autoridad: victoria sólida fuera de casa, dominando el tempo del partido y con desplazamiento masivo por la afición.


Y es que el frío Cartagonova pareció el Ciutat de València en muchos momentos. Más de 500 personas movilizadas a la costa murciana en un nuevo desplazamiento granota, que se suma al de Zaragoza, Ibiza, Albacete o Leganés. En una temporada crucial para el futuro del club, la afición se está volcando con el equipo, pese a la lejanía de los destinos.

Y en Cartagena la plantilla respondió. La habitual falta de ideas que transmite este equipo se contrarresta con la solidez del planteamiento defensivo de Calleja y la inspiración de unos jugadores técnicamente por encima del nivel de la categoría. Lo cual no debería dar pie a jugar a tres velocidades menos, como en el caso de Campaña, pero sí a probarlo con más asiduidad desde fuera del área, como Pablo Martínez y su particular amistad con el travesaño.


En todo caso, el equipo transmite sensación de coger velocidad de crucero. Antes daba la impresión de que había que hacer mucho para ganar y ahora con poco basta. Quizás no sea suficiente siempre, pero sí ahora para dar el golpe sobre la mesa. Febrero debería de ser un gran mes para el Levante: Andorra, Ponferradina y Lugo, tres equipos de la parte baja para defender los puestos de ascenso directos que tanto han costado lograr.

bottom of page