top of page
  • Alejandro M.V

Acechar es con ‘Ch’, no con ‘X’

El Levante se conforma con un nuevo empate ante Las Palmas pese a tener las mejores ocasiones y pierde la oportunidad de acechar el ascenso directo


¿Es bueno el empate? El Levante termina el partido en Gran Canaria con sensación agridulce. Por un lado, evita una derrota que hubiera supuesto la debacle del equipo y un varapalo para Calleja. Por otro, pierde una magnífica oportunidad de reengancharse al ascenso directo tras protagonizar las mejores ocasiones del encuentro y suma 17 empates esta temporada.


Calleja alineó un equipo con una estructura muy clara: 4-4-2 clásico y jugadores con mucha experiencia como Postigo, ausente en el último mes de competición, e Iborra, suplente contra el Mirandés. La idea del técnico estaba clara: protagonismo con el balón para Las Palmas, equipo replegado y en fase ofensiva apostar por la corpulencia de Wesley y la velocidad de Cantero. Y el plan no salió mal: dos ocasiones nada más empezar que vuelven a poner en evidencia que el madrileño todavía no es un delantero para ascender. A partir de ese momento, Las Palmas evitó riesgos innecesarios en la salida de balón y el partido entró en tierra de nadie. Como si el ascenso no fuera ni con unos ni con otros.


Líder Pepelu

Solo Pepelu se empeñó en seguir empujando al Levante hacia delante y evitar concluir el partido en área propia. El canterano está terminando la temporada en su mejor estado de forma y, tras la lesión de Pablo Martínez y el mal momento de De Frutos, se ha erigido como el líder del equipo.

Es cierto que el Levante UD sigue sin perder contra ninguno de los equipos ubicados en el top-6. Pero nadie garantiza que eso no vaya a ocurrir en el playoff. Hasta entonces, todo pasa por empezar a meter presión a unos rivales venidos a menos. El partido contra el Alavés se vislumbra decisivo para conocer las aspiraciones granotas. Y no, ya no vale un empate.

bottom of page