top of page
  • J.M.Vázquez

Racing, ansias de éxito de un gigante dormido

El histórico del fútbol nacional vuelve a Segunda con necesidad de encontrar estabilidad. El Levante recibirá a los cántabros más de diez años después.



 

Recuerdos de un histórico

 

Pese a su reciente crisis, el Racing ha sido siempre un histórico de Primera. Su última andadura europea fue en la temporada 2008/09, donde dos de sus rivales de grupo fueron el PSG y el Manchester City. Estos últimos, liderados por Robinho, cayeron en El Sardinero por 3-1. No obstante, los dos descensos posteriores dejan estas grandes memorias lejos del recuerdo verdiblanco.

 

El proyecto para la salvación

 

La gran baja veraniega racinguista fue la del jugón Pablo Torre, sobre el que se sustentaba la medular cántabra. A pesar de ello, el Racing trató de construir un proyecto para mantener la categoría bajo la misma dirección deportiva y con refuerzos en la parcela ofensiva. Mboula, Gassama, Íñigo Vicente y Pombo son las grandes incorporaciones del mercado verdiblanco, aunque sus participaciones hasta ahora no han sido brillantes. La poca experiencia en la categoría es la tónica general en una plantilla que mezcla a jugadores de la casa con gente de fuera.

 

Parecidos semejantes

 

La historia del Racing está repleta de personajes históricos, aunque uno de los más destacados es sin duda Manolo Preciado. El cántabro fue un histórico central y entrenador del Racing, además de dejar su imborrable huella en el banquillo granota. Quien también tiene pasado en el Racing es Medhi Nafti, que llegó a España como mediocentro del club verdiblanco y ya no se volvió a marchar del país.

 

Remodelación total

 

Guillermo Fernández es el técnico que ha ascendido al Racing a Segunda, y también bajo su mando va a intentar salvar la categoría. Acostumbrado a dirigir equipos ofensivos, llevó al Racing a ser el más goleador de su grupo la temporada pasada. No obstante, este año solo han conseguido anotar tres goles con una delantera renovada a la que le está costando acoplarse. Tras ocho partidos, el notable déficit goleador sigue situándole en la zona roja.

bottom of page