top of page
  • J.M.Vázquez

Que siga el espectáculo

La suerte del principiante se le acabó a Miñambres. Novedades aparte, el Levante perdió en Oviedo en el re-debut de Felipe en el banquillo.



 

La revolución de las gorras

 

Miñambres se desmelenó en su debut. Alineó a Buba Sangaré y a Brugui, sentó a Pablo Martínez y apostó por Lozano en el doble pivote. Quitando a Postigo y Andrés, la edad media del once titular era de 24,2 años. Un equipo con... ¿futuro? Además, después de una mala primera parte de Oriol, no esperó para sacrificarle. Miñambres ha venido a cambiar las cosas. De inicio, el equipo anuló bien al Oviedo, aunque no hizo ningún mérito para marcharse al descanso por delante, y solo una jugada de pizarra adelantó a los granotas. A partir del descanso, todo se complicó.


 

Bú, ¿te asusto?

 

En la segunda parte, el Levante se intimidó solo. Pese a ir por delante, se dejó dominar en un inicio dantesco. Una cosa es replegar filas, pero otra distinta es ver como Cazorla y Colombatto se pasean con el balón como quieren. Sin nadie en medio para sostener al equipo, el final fue el esperado. En menos de quince minutos el Oviedo ya había remontado. Pese al empate de Carlos, la patética defensa granota volvió a conceder a balón parado: remate de Dani Calvo y 3-2. Sin actitud, intensidad ni jerarquía, el Levante perdió por su debilidad defensiva.



 

Recursos

 

Tras la remontada ovetense, el Levante se bloqueó. Entonces Miñambres hizo algo algo inesperado: cambiar cosas. Algo imposible de ver con Calleja. Cambió a defensa de tres para descolocar al Oviedo, introdujo a hombres rápidos arriba y se llevó el premio del golazo de Carlos Álvarez. Aun así, la tardanza en el cambio de Brugui y la tozudez en la apuesta de Lozano en medio lastraron al equipo en ataque. Hacia el final del partido, la alineación se le fue de las manos. La de acabar con Andrés García de lateral e Iván Romero de mediocentro no se la esperaba ni el más innovador.


 

Un futuro por conquistar, sí

 

El partido no lo pierde Miñambres, sino la defensa. Pese a la derrota, se le puede conceder a Felipe el beneficio de haberlo intentado. Ahora queda saber si la plantilla cree en él o no. La temporada no está perdida, pero los jugadores tienen que despertar. Sobre el verde, se ha vuelto a ver a un equipo sin alma ni espíritu de lucha. Quizá son las consecuencias de Calleja, o quizá es que el pasotismo ya está aceptado.


M.V.P: FABRÍCIO

PROYECCIÓN: SANGARÉ

VAYA DÍA: BRUGUI

Jugará mejor o peor, pero es la diferencia que necesita este equipo.

Se le vieron las costuras, pero Miñambres le aguantó en el campo. Atrevido en ataque.


Está más verde que la hierba.









Comments


bottom of page