top of page
  • J.M.Vázquez

¿Por qué el Cartagena- Levante es de alto riesgo?

El Levante vuelve a Cartagonova por primera vez tras el polémico partido de 2010. El contexto ha cambiado, aunque uno de las dos aficiones parece no haber olvidado aquel día. El Levante llega a la región de Murcia con la ilusión de mantener la buena dinámica, mientras que el Cartagena necesita una victoria para reengancharse a la lucha por el playoff.

 

Alto riesgo

 

El desplazamiento masivo de granotas no es motivo suficiente para declarar el encuentro en Cartagonova como de Alto Riesgo. A Zaragoza o Leganés se desplazaron más de medio millar de aficionados valencianos y no hubo ningún problema ni especial prevención policial. Pero desde la ciudad portuaria se han encargado de caldear un encuentro que tienen marcado en el calendario. No es un partido cualquiera para el equipo local. Más allá de los inevitables aficionados exaltados en las redes sociales, desde el propio club blanquinegro se ha alimentado la polémica resaltando la importancia del choque. A través de un comunicado han hecho un llamamiento a la afición para que asista de forma masiva. Han recolocado para este partido a su grada de animación, la llamada Curva Vickers, en un lugar “más influyente” y, por primera vez en la temporada, permiten entrar todo tipo de elementos de animación como bombos, banderas, etc… pero solo a la afición local.


 

Escasa rivalidad histórica

 

En realidad, no existe ninguna rivalidad histórica pues ambos equipos apenas han coincidido en la misma categoría dos temporadas desde la fundación del FC Cartagena en 1995. Allí todavía recuerdan con resquemor aquél mítico 3-5 de la temporada 2009-10 y, más de una década después, continúan hablando de “robo”. Y esa parece ser la única causa de esta injustificada animadversión de parte de la grada del Efesé hacia la entidad levantinista y que las fuerzas de seguridad adopten especiales medidas de protección para evitar incidentes.

 

Engancharse al playoff

 

La temporada empezó de manera redonda para el Cartagena, pero se anda torciendo las últimas semanas. Tras ocupar puestos de playoff durante buena parte de la primera vuelta, la caída definitiva se produjo tras la jornada 18, fecha de la última victoria liguera del Efesé. Desde ahí, cuatro derrotas y tres empates les han hecho ver a distancia las posiciones de promoción, que quedan ya a siete puntos. A solo 17 jornadas del final se ubican novenos, con solo un punto más de margen con el playoff que sobre el descenso. Todo ello, sumado a la goleada recibida en copa contra el Villarreal, ha puesto en duda la continuidad de Luis Miguel Carrión en el banquillo. El partido del domingo se ve como una oportunidad para reengancharse a la cabeza o, por el contrario, abonarse a la zona media y la pelea por la permanencia lo que resta de curso.

 

Cartagonova

 

Cartagonova fue construido en 1988 utilizando los mismos planos que el antiguo Mini Estadi y el Castalia. Cuenta con capacidad para 15.000 espectadores. Curiosamente, es más antiguo el estadio de Cartagonova que el propio FC Cartagena, que fue fundado siete años después. No obstante, la cifra de abonados nunca ha sido elevada, ya que este año han alcanzado el máximo histórico con menos de 9.000, motivo más que suficiente para reservar 1.000 localidades para la afición visitante. Aun así, el domingo promete haber un gran ambiente en la costa de Murcia, con un panorama al que los aficionados desplazados granotas dotarán de mayor colorido.

 

Sin historia

 

A pesar de Cartagena nunca tuvo un equipo estable muchos son los clubes que han representado a la localidad a lo largo de la historia, aunque todos ellos vivieron pocas historias de éxito y terminaron por desaparecer. El actual FC Cartagena se fundó en 1995, y desde su fundación ha vestido de blanquinegro. No obstante, el origen de estos colores en el fútbol cartagenero data de mucho antes, en concreto de 1924, cuando el club de aquel entonces abandonó el blanco liso para adornarlo con franjas negras. El motivo del cambio se desconoce, aunque las divulgaciones históricas apuntan a que se pudo producir tras el hermanamiento entre Cartagena y el Racing Club de Madrid (que vestía de blanquinegro) de ese mismo año.


bottom of page