top of page
  • J.M.Vázquez

Derrota sin carácter en Andorra

El Levante avergonzó a los 300 desplazados en su peor partido de la temporada. Los granotas regalaron un espectáculo dantesco que sirvió para que llegara la primera derrota a domicilio de la temporada. Estas son las claves de la decimotercera cita granota.



 

¿Por qué no juegan los canteranos?

 

Con todos los laterales de baja, parecía inevitable que algún canterano saliese a jugar. Sin embargo, Calleja optó por cambiar de forma radical el esquema, alineando a tres centrales para librase de ellos. La fórmula resultó ser un fracaso. Tras el esperpento, Xavi Grande salió en el segundo tiempo y el equipo volvió al sistema habitual. Pero ¿Por qué hay ese temor a poner a jugar a los canteranos? Quizá sea por la falta de nivel del filial. O eso, o Calleja tiene una fijación contra ellos. Sin importar el motivo, no tiene demasiado sentido tener a efectivos del filial dando vueltas por España sin jugar ni un minuto.


 

Primeras partes de Calleja

 

La nefasta segunda parte fue novedad, pero el lento inicio no. Como viene siendo habitual, el Levante regaló la primera parte. El equipo se volvió a mostrar tímido y en esta ocasión, además, ni siquiera supo a qué jugaba. Por tercer partido consecutivo y sexta vez en la temporada, el partido se fue 0-0 al descanso, mostrando una imagen fue muy similar a la de anteriores ocasiones. La pena es que esta vez la sensación de dejadez se arrastró también al segundo tiempo.

 

Desconexión total

 

El Andorra sometió de principio a fin a los granotas. Atrás, desmontaron a la defensa sin excesiva brillantez y encontraron espacios constantemente. En la medular nadie fue capaz de controlar el partido, ni siquiera Oriol Rey. Y con balón el juego fue totalmente estático e inoperante. Las bajas, pese a ser significativas, no sirven como excusa. La plantilla granota, sobradamente superior a la andorrana, jugó sin ambición ni carácter. El equipo se perdió en el partido y ya no se volvio a encontrar.

 

Lo peor del año

 

El Levante jugo su peor partido de la temporada de largo. Con muy poco, el Andorra pudo aplastar a los granotas sin pasar ningún apuro. El único salvable fue Andrés, que salvó al equipo de recibir una goleada escandalosa. Después de este partido nefasto y el horrible recuerdo para los desplazados, el equipo necesita recomponerse . El martes toca visitar Las Gaunas y la semana que viene recibir al Mirandés de Alessio.


EL CRACK: ANDRÉS

VAYA DÍA: LA PLANTILLA

FANTASMAS: LOS CANTERANOS

Libró al Levante del ridículo.

Ni uno bueno.

Cuenta la leyenda que existen. A lo mejor aparecen la tarde de Halloween en Las Gaunas









Comments


bottom of page